MALÉFICA 


Nurieta González Sebastiá

Dibujos: Ramón Gutiérrez Arroba


En el año 2014, mientras escribimos este libro, se estrena una película de Disney: Maléfica. Vamos a hacer referencia a esta versión del cuento de la Bella Durmiente recreado con efectos especiales, rodada en 3D y que cuenta una historia diferente del cuento. 

En esta película la protagonista es Maléfica, el hada mala que lanza el maleficio sobre la niña recién nacida. Para ello, comienza con la historia del hada Maléfica como niña inocente que se encuentra con la maldad y la traición del humano que se aventura en su reino. Un niño y ella comienzan un acercamiento tierno y de enamoramiento infantil. El niño, una vez adulto vuelve para robarle las alas, una metáfora de su libertad. Su ambición por ser rey le lleva a engañar a Maléfica. El hada concentra toda la rabia, toda la venganza que siente contra ese humano que le había enamorado y abandonado, en la niña recién nacida fruto del matrimonio del traidor, ahora rey, con la hija del antiguo monarca. 

A partir de ahí, vigila a la niña, esa niña que no era suya y podía haberlo sido. La vigila, aparentemente, para que llegue el momento de la venganza, que será el día en que la niña cumpla 16 años. La cuida, le da de comer, la protege de los peligros. Y la niña se gana su corazón y abre una brecha en el odio que siente hasta que se arrepiente e intenta deshacer el maleficio. No lo consigue. Y desde ese momento sufre por su acción. 

Como sabemos el maleficio solo se romperá cuando la niña, ahora bella durmiente, reciba el beso del “verdadero amor”. En ese momento volverá a la vida. Pues bien, Maléfica piensa que ese amor no existe y por eso sabe que su maldición es doblemente cruel. Por un lado, la niña caerá inconsciente al cumplir 16 años. Por otro, se creará la esperanza del despertar con el “amor verdadero” y eso nunca acaecerá. 

La historia, preciosa, termina con ese beso de verdadero amor: el de Maléfica. Porque, viene a decirnos el nuevo cuento, el verdadero amor es el que se ha sometido a prueba, el amor que redime no solo a la princesa sino a la propia Maléfica. 

No sabemos si algún alumno en el futuro trabajará con esta versión del cuento de la Bella Durmiente. Es posible. Algún niño lloraba en el pase de la película. Tal vez es una historia dirigida a una edad superior a la de todos los niños que entendían el cuento original. En la Bella Durmiente el bien y el mal están separados y en los cuentos los personajes son puros, no pueden encarnar las contradicciones que los adultos llegamos a entender (aunque no todos y no siempre). Pero es una bonita historia. Recoge una visión de la mujer como de un ser completo que tiene poder, que puede hacer el mal, que puede reparar, que puede amar y odiar. Describe una mujer humana aunque en la película esté revestida de alas, de orejas puntiagudas y de varitas/bastones mágicos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario